Entradas

Madres paralelas (Pedro Almodóvar, 2021). Adaptarse a la vida extrauterina

Imagen
Tras hablarnos de sí mismo en la excepcional "Dolor y gloria", por mucho que afirmara que el personaje principal no era él sino que simplemente se parecía a sí mismo, sin que la egolatría y la autocomplacencia hicieran acto de presencia en ningún momento, logrando neutralizar los lugares comunes que suelen utilizar sus detractores para atacarlo con saña de la manera más gratuita y grotesca posible, Pedro Almodóvar vuelve la mirada hacia una de las dolorosas y más terribles aristas, aún sin resolver, de nuestra historia reciente como país: la de la recuperación de los restos de los asesinados durante y después de la Guerra Civil que yacen enterrados en cunetas y parcelas, para que sus seres queridos puedan reencontrarse con ellos y darles una sepultura digna, con nombres y apellidos.  Pero no hay que llevarse a engaño pese a que, inevitable y conscientemente, aquellos que se empeñen, caerán en él: quien espere del maestro manchego, responsable de uno de los universos más fasci

El discreto encanto de las listas cinéfilas

Imagen
Detesto el juego de las listas cinéfilas. No me gusta confrontar películas o directores, ni someterlos al capricho de subirlos o bajarlos un peldaño en mi escala simplemente porque un buen día o cualquier circunstancia casual, sin fundamento, me lleve a ello. Tampoco, a menos que se trate de un movimiento o una moda efímera y vacía (como, por ejemplo, el Dogma, aquella ocurrencia absurda del no menos absurdo bluf que siempre ha sido Lars von Trier), soy amigo de utilizar el socorrido argumento de que el tiempo pasa por una obra o un autor porque creo que siempre conservan su valor dramático, sociológico, estético… y porque aquello que suponíamos que había envejecido puede irrumpir de golpe en el presente o llegar a explicar lo ocurrido en el futuro de un modo infinitamente más valiente y efectivo que cualquier película contemporánea. No, no soy amigo de las listas… pero también es verdad que no me puedo llevar a engaño y que, de vez en cuando, siento la necesidad, como u

Marruecos (Morocco, Josef von Sternberg, 1930)

Imagen
Adentrarse en la obra cinematográfica de Josef von Sternberg significa emprender un viaje con destino a un universo mítico, denso, artificial, intemporal, donde habita el ensueño, la mentira que descubre la verdad de los sentimientos, la reencarnación del cine en estado puro. “Marruecos” constituye, en este sentido, un excelente paradigma de su arte. Amy Jolly, una cantante de cabaret, embarca rumbo a Mogador para probar suerte. Allí se encuentran las tropas de la Legión Extranjera, de la que forma parte el soldado Tom Brown, un mujeriego que pone los ojos en ella… como también los pone el acaudalado monsieur La Bessiere. El insólito triángulo sentimental que plantea Sternberg en “Marruecos” es más complejo y audaz de lo que a simple vista pueda suponerse. Tenemos a un apuesto legionario muy valiente tanto en el terreno militar como en el de las conquistas a mujeres solteras y casadas, pero que muestra una sorprendente cobardía en cuanto se enamora de alguien como Amy Jo

Esa mujer (Mario Camus, 1969)

Imagen
Cualquiera que eche un vistazo a la filmografía de Sara Montiel a partir de las antológicas "La violetera" y "El último cuplé", pronto se dará cuenta de que el esquema de aquéllas se repite cansina e invariablemente en las películas que protagonizó desde entonces, sin que hubiera en ninguna un soplo de originalidad, interés o de, por lo menos, una mínima voluntad de cambiar un tanto la fórmula.   Sin embargo, cuando a finales de los sesenta, la estrella comenzó a experimentar un cierto declive apuntalado por el desastre de "Tuset Street", obra que, paradójicamente, estaba llamada a convertirse en una de las mejores, innovadoras y más arriesgadas de Sara pero acabó siendo un auténtico disparate por los innumerables problemas de entendimiento causados por el anquilosamiento de la diva y la concepción personal y vanguardista de Jorge Grau, el gran director encargado en un principio del proyecto, siendo Luis Marquina quien finalmente figuró para su d

Un millón en la basura (José María Forqué, 1967)

Imagen
Es de noche. La cámara se desplaza del luminoso y navideño escaparate de una humilde tienda de comestibles a la silenciosa y desierta calle de un fantasmagórico y paupérrimo suburbio madrileño. En uno de sus hogares, Pepe, empleado municipal del servicio de limpieza, arropa a sus hijos dormidos. Resignado, se queja de que nuevamente tiene para comer sardinas. “Y desde mañana, pan solo”, le responde Consuelo, su mujer. El sueldo que gana es insuficiente para cubrir gastos: tienen muchas deudas generadas simplemente por sobrevivir en el día a día. Una amenazadora carta que se resisten a abrir les comunica lo que ya se temían: en cuarenta y ocho horas, una orden de desahucio les obligará a abandonar el cuchitril indigno en el que habitan. “¡Egoístas, miserables, asesinos: no tienen conciencia!”, grita Pepe a modo de desahogo. Aquejado de un fuerte reuma crónico, sale en mitad de la noche a baldear las calles con la manguera. Así comienza “Un millón en la basura” : en pocos m

Aquel cine...

Imagen
Situado en lo que, en tiempos de mis padres, llamaban  el segundo centro de Ceuta , Hadú, en el campo exterior de la ciudad, el Terramar Cinema tenía el techo más bonito que jamás he visto, de color azul oscuro, surcado por el halo de luz de un proyector que, junto al crujir de las pipas que devoraban en masa los espectadores, creaba una atmósfera sonora tan leve como especial. De vez en cuando, desconectaba de la película y deslizaba la mirada hacia aquella suerte de cielo nocturno, convertido en una autopista por donde un haz luminoso hacía su recorrido hasta una enorme pantalla rectangular, rematada por una tela negra en sus bordes que hacía aún más perfecta su forma y amplificaba su tamaño. Las dos gruesas patas marrones del telón, a ambos lados de aquella ventana mágica, hacía más artificioso y fascinante el hecho cinematográfico. Y es que, en ocasiones, también hacía las veces de teatro y espectáculos musicales. Fuente: Archivo General de Ceuta. Agradecimiento a José Luis Gómez

Entradas populares de este blog

Madres paralelas (Pedro Almodóvar, 2021). Adaptarse a la vida extrauterina

El discreto encanto de las listas cinéfilas

Un millón en la basura (José María Forqué, 1967)